Esta página ha sido creada por Marcos Alberca y Daniel Ulman.

Las Cavas

La teoría más extendida explica que en la Edad media, cuando la villa estaba rodeada de una muralla, la zona comprendida entre las puertas de Moros y Cerrada era totalmente llana, por lo que hubo que cavar unos grandes fosos o minas defensivas para evitar incursiones. Estas eran utilizadas tanto por árabes como por cristianos para poder entrar y salir de la ciudad sin necesidad de utilizar las puertas.
La Cava Baja fue un foso para que no entraran los malhechores, en cambio, la Cava Alta nunca fue un foso, pero adquirió el nombre porque está paralela a esta.
Ahora, las cavas están totalmente o parcialmente llenas de restaurantes, tabernas, bares, y hasta algunos hoteles.
En un tiempo se llamaron Cava Baja y Cava Alta de San Francisco porque tenián acceso al Convento de San Francisco.
Están situadas entre la calle del Humilladero, la calle de Toledo, y va desde plaza de Puerta Cerrada.

La Cava Alta

La Cava Alta recibió su nombre por la calle paralela llamada Cava Baja, está recibió el nombre de Cava Alta porque está situada más arriba que la Cava Baja.
Llega directamente al Convento (o Basílica) De San Francisco el Grande. Está calle tam´bién tiene muchos bares y tabernas, a la vez que hoteles.
Es una de las calles mas antiguas de Madrid, como la Cava Baja.
Está, nunca fue un foso, solamente fue una calle paralela al foso de Cava Baja, asique cuando el foso desapareció y entonces lo transformaron en foso, recibió el nombre de Cava Alta.
external image CavaAlta.jpg

Paralela a la cava alta se encontraba:

La Cava Baja

Fue el primer y único foso que hubo en la entrada de la muralla. Estaba llena de agua y de minas defensivas para evitar intrusiones.
Hoy en día, esta llena de bares y tabernas, algunos muy importantes como el Dragón. En las nuevas casas construidas, todavía se conserva parte de la muralla Musulmana, entonces los turistas pueden pasar a las casas y apreciar lo que queda de ella.
Recibió directamente el nombre de Cava Baja desde que se extinguió (o desapareció) el foso en el que se situaba.